La inversión responsable ha llegado para quedarse

2-6-2019 | CINCO DÍAS

La inversión socialmente responsable no para de crecer. Cada vez son más los inversores institucionales que utilizan algún tipo de criterio no estrictamente financiero a la hora de gestionar sus activos. Este tipo de inversión, que hace años era totalmente marginal, ocupa ya un papel central en la industria. Lejos de ser una moda pasajera, se trata de una fórmula de éxito, demandada por el cliente minorista, impulsada por los reguladores y que ha llegado para quedarse.

Hace años, el único activismo inversor se materializaba con exclusiones de ciertas acciones. Los fondos impulsados por grupos religiosos o con ciertas inquietudes ideológicas, sacaban de sus carteras las empresas de armamento, las tabaqueras o las de bebidas alcohólicas. Ahora, las grandes gestoras cuentan con equipos especializados que analizan el grado de cumplimiento de una determinada compañía con los principios de las Naciones Unidas para la inversión responsable y contratan a agencias independientes para valorar la calidad del gobierno corporativo de una compañía.

Más información