El plan climático de España, el único que aprueba en Europa

ETHIC

Lejos de ser una fiesta, hace cuatro años París se convirtió en escenario de unos históricos acuerdos internacionales que darían el pistoletazo de salida a la carrera para garantizar el futuro del planeta. Más de 190 países pactaron acabar con las emisiones y frenar así el calentamiento global, in crescendo desde inicios del siglo pasado. Tras la ratificación de que es imprescindible actuar para que las temperaturas planetarias no superen los 1,5ºC, los diferentes Gobiernos presentaron su paquete de medidas concretas para alcanzar los objetivos globales. La Unión Europea hizo gala de su cohesión y definió unas líneas de actuación que debían seguir los países miembros en sus propuestas nacionales sobre Clima y Energía: reducir las emisiones en un 40% para 2030 y reducirlas a cero en 2050. Sin embargo, la ambición que en su día brilló en la Ciudad de la Luz, parece haberse ido apagando. De entre los 28 miembros europeos, solo uno ha conseguido acercarse –y no sin dificultades– a las metas comunitarias: España.

Según un informe recién publicado por la Fundación Europea para el Clima, nuestro país es el que ha presentado el mejor borrador de Plan Nacional Integral de Energía y Clima (PNIEC) ante la Comisión Europea. Es decir, la propuesta española es la que, cualitativamente,  está más alineada con las tres dimensiones que analiza el estudio: nivel de ambición, nivel de detalle de las políticas y medidas, y la calidad y el carácter inclusivo de los procesos. Además, no solo es la de mayor calidad, sino la única que aprueba.

Más información